sábado, 12 de septiembre de 2009

Oh! estos extremistas!


Queridos amigos: el día que , algunos pocos chicos del grupo de extrema izquierda (ver Símbolos de la extrema izquierda, muy parecidos a los de la extrema derecha) se molestaron porque yo los fotografié mientras algunas personas discutían con ellos: los trataban de hacer callar, ya que ellos molestaban y molestaban... Uds. saben que, para algunos, siempre hay dos medidas y que ellos son la medida de todas las cosas.

Se dieron vuelta dos de ellos (eran cuatro o cinco teenagers varones y una teenager mujer), me tomaron de los brazos y trataron de quitarme la cámara. Como son estos chicos de la upper class revolucionaria, o sea, muy bien alimentados, eran todos muy altos y uno de ellos, muy fuerte.

Yo me alejé, al mismo tiempo que ellos me sujetaban, corrí unos diez mts. y ellos, especialmente el que medía como dos metros, me sujetaba mientras yo corría. Corría, dentro de lo que se podía correr, ya que estábamos en medio de un evento político multitudiario. Le pedí a la gente que estaba a mi alrededor que llamara a la policía. Lamentablemente, nadie filmó la escena, ya la busqué en youtube, pero no encuentro nada :(

Varios sacaron sus celulares y llamaron a la policía. Me acerqué a un pirata que se puso de parte de los chicos que exigían que yo borrara todas las fotos de ellos. Luego llegó otro pirata, con una cámara profesional y pinta de fotógrafo profesional, que dijo que yo no tenía que borrar nada, ya que yo estaba amparada por la ley. Sin duda, él sabía más.

Les dije que yo no borraba nada y no les mostraba las fotos, hasta que llegara la policía. Si sacaba mi cámara, seguro que me la quitaban y/o la rompían. Los extremistas siempre son violentistas y no les importa ni la ley, ni la propiedad privada, ni nada. Además, estos, seguro que tenían papá con plata para pagar un buen abogado. Olvidé decir que tenía frenillos, arriba y abajo...

Por fin llegó la policía, cinco o seis policías. Primero los oyeron a ellos y luego a mí. Claro, ellos tenían que hablar primero, si son hombres y desde chiquitos los educan así. Además, son de estos chicos que creen tener todos los derechos del mundo.

El policía, muy serio -la verdad es que la policía se portó muy bien- le advirtió: "¿Ud. (aquí se trata a todo el mundo de Ud., da lo mismo la edad que tenga) cree que nadie le ha tomado fotos? ¡A Uds. les han tomado fotos y los han filnado durante todo el evento en esta plaza!"

Ellos insistían en que yo les había tomado sólo a ellos, de su cara... de su rostro XD ¡Hay que ser muy egocéntrico! ¡Lo son! Estos hijos de papá, de la extrema izquierda son egocéntricos, 100%.

Le mostré las fotos al policía. Eran todas fotos de grupo. Salvo una en que un chico salían casi solo él. Casualidad, claro. Me ofrecí a borrar la foto. La borré. Si total, tenía el resto :)

La policía se fue y yo pensé que ya se había solucionado todo. Craso error, porque llegó una vieja, la única no-teenager del grupo y que tenía complejo de Rosa Luxemburgo y que comenzó a azuzarlos nuevamente.

Yo quise conversar con uno de ellos, el más alto y el más agresivo, intercambiar nombres y direcciones. No me daba confianza irme sin saber más o menos quién era. Parecían -sobre todo la vieja- capaz de cualquier cosa, de mentir, de herir, de ejercer violencia, sólo llevados por su mortífera ideología. Parecía esas viejas exaltadas que conocemos demasiado en los países latinos... Esas que profesan ideologías de clase salidas precisamente de Alemania.

Me alejé (de la vieja) con el chico para conversar, averigüé su nombre, el colegio donde estaba (el candidato de la social democracia es el director de su colegio, el chico tiene una muy mala impresión, claro, estos grupos marxistas odian a la social democracia).

Le pregunté por qué se había alterado tanto: "¿a qué le tienes miedo?" Sí, quise saber cuáles eran las causas más profundas de su actuación, conocer sus temores, sus miedos, el típico Angst alemán. Me contó que él era observado por el Verfassungschutz y ya habían ido a su casa a filmarlo, ja ja, el complejo de florero era evidente. Estos chicos son de esos que sueñan que luchan contra un estado fascista totalitario y no sé qué más. Se pintan unas películas. Están totalmente convencidos de lo que ha creado su imaginación... han visto muchas películas...

Entre tanto, la vieja seguía molestando y azuzando a los demás, una vieja, realmente mala, de maldad intrínseca. Tenía pinta de profesora de colegio. Sí, cuántas generaciones han sufrido a este tipo de profesoras...

Llegó un momento en que yo dije, "que te vaya bien, me voy a mi casa". En ese momento, él, la chica exaltada (la única teenager femenina del grupo de cinco o seis -pero que sea hacen notar como 100-) y la vieja con complejo de Rosa Luxemburgo, más otro chico más, comenzaron de nuevo a ejercer violencia física contra mí y a tratar de quitarme la cámara.

A estas alturas, la gran mayoría de la gente, ya se había ido. A unos 15 mts., había un grupo de la CDU (la democracia cristiana que, en Alemania, aunque en Chile no lo crean, son los más conservadores, "de derecha", diríamos en Chile). Nunca me había alegrado tanto de ver a un grupo de demócrata cristianos, jóvenes, burgueses, bien peinados, con el pelo bien cortado, limpios y de mirada inteligente. Esto es, todo lo contrario a mis perseguidores.

Me acerqué corriendo hacia ellos -que ya nos habían empezado a mirar- perseguida por el colorín de dos mts., la chica exaltada (que gracias a Dios era bajita), la Rosita y otro chico. Una de las demócrata cristianas- dijo que era estudiante de derecho-, se dirigió a nosotros, retó al colorín de dos mts. y llamó a la policía, a petición mía.

Otra vez vino la policía, esta vez un solo policía, pero que valía por una centuria entera, era motorista :) De más de dos metros.

Esta vez no hablé, sólo los extremistas, era tan evidente la situación jurídica que no necesitaba decir nada. El policía vió las fotos y le dijo al chico que yo no tenía que borrar ninguna: eran todas de grupo. Aparte de eso, en una manifestación pública y en un lugar público.

La chica CDU prometió enviarme su mail con sus antecedentes, por si pasaba algo... es que una nunca sabe, después me llega una demanda por lesiones graves o algo peor y ellos sacan testigos de debajo de las piedras de algo que no pasó, esta gente es así...

Al día siguiente me llegó el mail de la estudiante de derecho y... no les voy a decir quién es, pero sí que recomendé votar por el candidato de la CDU porque ella tiene una relación muy cercana con él ;) Como siempre tuve una suerte inmensa y además, me divertí coriendo una aventura más.

Quién sabe que está en su derecho, que está dentro del derecho, que cumple con la ley, no tiene nada que temer, nunca nada.


4 comentarios:

AleMamá dijo...

He leído con atención tu extenso post y no lo puedo creer....¡tan democráticos ellos! tanta apertura que nos exigen a todos y mira tu.
Lo de la vieja, si que es atroz. Si es profe, doblemente malo por la influencia nociva sobre sus alumnos.
Valiente te encuentro, pues yo no creo que sea verdad lo que terminas diciendo. Puedes tener toda la razón, estar amparada por las leyes y todo, pero si se ejerce la violencia como ha sido el caso, ¡si hay que temer! al menos yo aprecio mucho mi pellejo.
Saludos

Marta Salazar dijo...

hola hola! es que yo soy abogado :)

claro, si hubiéramos estado en mitad de la noche en la plaza de Bonn y no hubiera habido nadie cerca... yo habría tomado otras medidas ;) tales como ganar la maratón corriendo! ja ja

un abrazo!

Martín dijo...

Hola, Marta

Definitivamente en esa situación, tú tenías la razón a todas luces. Y lo que me admira en ti es has asumido aquel mal rato con mucho optimismo... Mis felicitaciones...

Y el policía, en medio de todo, al menos por lo que cuentas, actuó se forma justa...

Ojalá estés bien. Y mis mejores deseos para ti...

Un fuerte abrazo

Marta Salazar dijo...

Gracias Martín!

sí, fue, en el fondo, divertido ;)

la policía ha aprendido mucho en los últimos años ;) antes, no era así...

Igualmente para ti, gracias por tu comentario, paso / pasamos por tu blog, un abrazo fuerte!