miércoles, 19 de noviembre de 2008

La Cruz de hierro y los judío-alemanes


El lunes estuve en un evento de la comunidad judía en Alemania. Conocí a... no a mucha gente; pero sí a dos nuevos amigos (si puedo hablar así) encantadores.

Uno de ellos, me habló de algunos aspectos de la persecusión de los judíos en Alemania que no conocía.

Por ej., que, en el Este de Europa (o, en realidad, en el centro del continente), en esas regiones que pasaron varias veces de unas manos a las otras y que se disputaban, el Imperio de los Habsburgo y el de los zares, entre guerra y guerra, los judíos habían sido históricamente mejor tratados por alemanes y austriacos, que por el resto.

De manera que los judíos de estas regiones, pensaban que los alemanes eran muy liberales y que dentro de su territorio, podrían desarrollarse libremente (lo que, en realidad, ocurrió hasta un determinado momento, en mayor o menor medida, dependiendo de la región).

Por tal razón, a comienzos del s. 20 y a fines del 19, ingentes grupos humanos judíos inmigraron a Alemania, desde Europa central.

Cuando comenzaron en territorio alemán las persecusiones de ciudadanos judíos, por allá por el '33; pero con más violencia y coordinación, el '38, con la terrible y vergonzosa Noche de los cristales rotos o de los progromes de noviembre, muchos de ellos sacaban su Cruz de Hierro y la exhibían a los nacional socialistas y demás populacho, para mostrarles que ellos eran MUY alemanes (hoy diríamos, estaban integrados) que habían peleado en la guerra por Alemania, hasta ganar una tan alta condecoración.

En una de las charlas de la primera mitad de la tarde, el autor citó a un Sr. Stern que parece que fue conocido en Colonia por tratar de demostrar, con la Cruz de hierro, lo alemán que era y así evitar la destrucción de sus bienes, el saqueo de su casa y la vejación a su familia. Lo que no logró.

Uno de los nuevos amigos, me contó que su suegro, también había sacado su Cruz de Hierro, para intentar evitar el saqueo en Andernach (un pueblito por aquí cerca mío); pero... por supuesto que no lo había podido impedir.

Me explicó que los "judíos de Alemania", trataban de diferenciarse de los judíos que estaban llegando en masa desde el este y centro de Europa, en busca de libertad, al Reino Alemán (y que -como se imaginan- no tenían ni la Cruz de hierro, ni ninguna otra condecoración de guerra).

Con su Cruz de Hierro (EK le llaman por aquí), pretendían demostrar que ellos eran muy alemanes y que habían contribuido a ganar la I Guerra y también, en su caso, antes, las guerras de liberación en contra de Francia.


5 comentarios:

cleira dijo...

Hablaste con ellos de los que significaba vivir en Alemania hoy en día? Qué sienten? Han perdonado? O viven aquí por motivos económicos?
Son algunas preguntas que me hago muchas veces y la verdad, me gustaría escuchar una respuesta de alguno de ellos.

Marta Salazar dijo...

sí, hablamos de ello, sobre todo acerca de la necesaria normalidad que no es caer en la "banalidad de lo cotidiano",

ellos son judíos alemanes,

actualmente, vivimos en Alemania, una inmigración muy grande de judíos de la ex-URSS y muchos de ellos -después de más de medio siglo de comunismo, en que estaba prohibido Dios- no conocen, en absoluto, su religión, aquí hay un tema bastante difícil para las comunidades judías en Alemania...

voy a ir contando un poco más en los días siguientes,

un abrazo fuerte!

Alemania dijo...

No conocía esta parte de la historia judía alemana. Encuentro muy interesante para entender lo que paso en Alemania antes de empezar la II guerra mundial. Entiendo un poco mejor la razón por la cual se cebaron tanto con Alemania.

Marta Salazar dijo...

Hola hola!

Muchas gracias!

te puse un link (lo tenía pendiente hace tiempo),

un abrazo fuerte!

Marta Salazar dijo...

"se cebaron tanto con Alemania", esto no lo entiendo... un saludo!