sábado, 24 de octubre de 2009

May I help you?


La foto es de celular (y la cámara no es muy buena). Un hombre viejo, con una asiática joven... ¿Por qué? Siempre lo mismo... aún tenemos catálogos en Alemania, ¡hasta cuándo!

Iban los dos discutiendo por la calle. Él hablaba super raro, no sabría decir por qué, ni cómo... Parecía que hablara un dualecto holandés, o bien holandés con acento alemán o algo así...

Discutían y ella se alejaba de él... Él le decía algo de la policía... que fuera a la policía, Politie, en holandés, o algo así. ¿Qué pasaría? Muchas veces, les quitan el pasaporte y les dicen que la policía las expulsará del país en el primer avión si ellas no tienen pasaporte y les cuentan otras cosas por el estilo...

Yo me acerqué a ella, caminé a su lado, la miré, por si podía ayudarla... Habría bastado un solo gesto suyo para que yo la tomara de un brazo (era bien bajita) y la llevara conmigo... Planeé varios escenarios: la llevaba a la joyería frente a la que pasábamos en ese momento y les pedía a los joyeros que llamaran inmediatamente a la policía y a quien quisieran, total, ellos seguro que tienen un timbre de seguridad y al cabo de unos minutos, habríamos tenido protección (espero).

Si pasábamos más allá de la joyería... habríamos caminado muy rápido (o corrido, si el hombre nos persegía) y yo llamaría a la policía (tenía los audífinos puestos, basta marcar el 110, lo he hecho ya algunas veces... Si él se acercaba mucho o yo veía un arma, habríamos entrado a culquiera de los negocios (de preferencia a la segunda joyería en la calle) y repetido la escena de la primera joyería.

Yo caminaba a su lado y la miraba a la cara; pero ella no me miró... y se fue con él. Los seguí un rato y continuaban discutiendo... más bien, él la retaba y le gritaba a ella... Hablaba algo en holandés sobre la policía... Pobre sra., pobrecita... Ella no hizo nada que me diera una señal para actuar... pese a que los seguí - a ambos- un poco más.

¿Qué habrían hecho Uds.? ¿Debería haberle hablado yo? Y haberle dicho algo como "May I help you?", lo pensé... muchas veces, las palabras se salían de mi boca; pero ella, ni siquiera me miraba, pese a no estar ausente... Y no me atreví... ¿Soy cobarde? Me temo que sí, que debí haberle hablado. Esto pasó hace cerca de una semana... y sigo pensando en ella, tal vez la vea de nuevo y esta vez, sí que le hablaré.



6 comentarios:

AleMamá dijo...

Difícil disyuntiva. Es famoso eso de "no hay que meterse en peleas de casados", pero puede que por omitir involucrarse pasen cosas terribles.
¡Qué temas para pensar!

Marta Salazar dijo...

hola Alemamá... es que esto no es una pelea de casados... "Un hombre viejo, con una asiática joven" es de esas que traen por catálogo, en el mejor de los casos, o que "compran" acá... adivina para qué... la trata de blancas es terrible y lo es mucho más en Holanda, en Amsterdam, donde el alcalde (social demócrata) actualmente trata de poner término a la prostitución, contra viento y marea... Por eso, lo de hablar holandés...

Viste la película de Viggo Mortensen sobre la mafia rusa en Londres, te aseguro que se queda chica para lo que es la realidad... y eso que yo creo que en Alemania estamos algo mejor que en otros países...

Si puedes, te recomiendo el libro de Marina Lewicka, La caravana o algo así debe llamarse en castellano, su segundo libro... Lo que ella describe ahí es 100% real... y muy terrible.

Un abrazo fuerte!

misideascotidianas dijo...

No sé si es cobardía. Más bien creo que es prudencia. Digamos que para tomar una decisión e interferir en una situación, necesitamos ciertos datos y un tiempo para procesarlos. En estas situaciones, no nos da tiempo a reaccionar y acabamos pensando que hemos sido cobardes.

A mí no me pareces cobarde.

Un salu2 de Luisa

Marta Salazar dijo...

gracias Luisa...
yo sigo pensando en ella...
y en él, que se hace tanto dano...

Puede ser, es lo más probable que haya sido una ilegal: llegan acá, con visa de turista o como trabajadores de temporada; les quitan el pasaporte y les dicen que sin él la policía las llevará presas y quizás qué más; entre tanto, abusan sexualmente de ellas...

Lo más espantoso es que doblaron la calle justo en dirección al lujoso prostíbulo de Bonn (sí, aún quedan prostíbulos por aquí, pero las prostitutas ya no son alemanas, sino todas esclavas del sexo extranjeras).

un abrazo estimada Luisa!

Sudaka Universal dijo...

Tu historia me ha recordado a un caso parecido que presencié la otra vez.

Veníamos mi pareja y yo pasando por la estación de trenes de nuestro pueblo y había una pareja joven discutiendo. Él parecía turco, bueno, también podía ser español o italiano ;-) pero es que las inmediaciones de la "bahnhof" es territorio de dominio turco. La chica podría pasar por alemana perfectamente.

Bueno pues, estaban discutiendo un tanto acalorados y la manera en que el hombre la trataba era muy desafiante, faltaba poco para que le diera cascarazo. A tan semejante escena una pareja mayor de ciclistas alemanes decide detenerse y esperar alguna señal por parte de la chica.

¿Y tú puedes creer que fue lo que paso? Contrariamente a lo que se pueda pensar, fue la chica la que le dijo a la pareja algo así como: "circulen y no se metan"

Eso reafirma el dicho popular "En pelea de marido y mujer, nadie se debe meter"

Tú no le des mucha mente a ese incidente Marta. Que las asiáticas tampoco son "trigo limpio" como dirían en España. Y ellas saben muy bien a lo que vienen cuando se meten en ese tipo de relaciones tan dispares.

Un saludo.

PD: En el negocio de la prostitución en Alemania todavía hay un buen número de alemanas (100% kartoffeln) lo que pasa es que los clientes las prefieren mejor extranjeras ya que son más bonitas, implicadas y no estafadoras.

Con este último párrafo no quiero crear polémica acerca de este viejísimo oficio Marta.
Ya que soy muy consiente de que la trata de blancas es una realidad y debería ser castigado duramente.

Pero también es una realidad que muchas prostitutas ejercen libremente dicha actividad, además de que aquí al ser legal la prostitución ellas tienen sus derechos como cualquier trabajador.
Pásate a modo de periodismo investigativo por algún macro FKK de los que tanto abundan en NRW y así contrastas y tienes buen material para tus blogs. Que esa es otra de las realidades alemanas que por lo general no se cuentan. Que Alemania no es solo cervezas y salchichas cuando de ocio se trata.

PD2: Y no, no soy putero. Que las veo venir ;-)

Marta Salazar dijo...

Hola hola Sudaca... yo realmente no creo que sepan a lo que vienen...

Yo sé que antes había prostitutas alemanas, pero que ya no queda ninguna... por las razones que mencionas, probablemente...

no creo que hayan estado casados...

Una amiga mexicana conoció a una asiática a la que un viejo alemán había traído a Alemania siendo ella menor de edad! papeles falsos, claro, y con la que se había casado... Claro que, en estos casos, no se trata de un matrimonio de verdad, sino que sólo pro forma;

ella quería liberarse de él, que la torturaba... yo creo que hay muchas historias terribles de estas y hay que ayudar a estas pobres mujeres que son la parte débil...

Un abrazo querido Sudaca!