miércoles, 17 de junio de 2009

En una panadería de Valencia, España


Queridos amigos: acerca de los dos post anteriores (La ecuatoriana sin brazo y Encontraron el brazo).

No sé si el caso será conocido / muy conocido en el mundo de habla hispana... Espero que sí. En Alemania ha salido descrito con lujo de detalles en la prensa (evidentemente, no en la primera página, pero entre las noticias escalofriantes de todo el mundo). Aquí, en Welt, con foto: Chef wirft abgetrennten Arm in den Müll

Yo espero que sí, porque algo como esto no es algo que podamos dejar pasar, bajo la premisa business as usual. Yo pienso que si defendemos la dignidad del hombre y de la mujer (por ejemplo en el tema aborto), estamos obligados a defender la dignidad humana de todo hombre y de toda mujer.

Esto -defender la dignidad de todo ser humano, independientemente de otras consideraciones, que es una verdad de perogrullo, parece que algunas veces se olvida- es lo que acaba de decir el Papa, en Tierra Santa, en un viaje que, para la blogósfera hispana pasó más que desapercibido.

Sí, mi relato está basado en un caso real, que acaba de suceder, no ocurrió en "la oscura Edad Media", sino en la España de hoy, convencida de estar muy adelantada... Simplemente literaturicé el caso: esto es, lo cambié, lo trasladé a Alemania, que es lo que yo conozco y coloqué a una inmigrante (pero legal) como protagonista, situación que también conozco. Y sé que, lamentablemente, algunos inmigrantes desprecian a otros que consideran menos que ellos, de acuerdo al llamado principio de la bicicleta: agacharse hacia arriba y patear hacia abajo.

La ecuatoriana es un boliviano; la inmigrante es un panadero de Valencia; la casa donde estaba trabajando cuando se le cayó el balcón es, en realidad, una panadería valenciana, el accidente ocurrió con una máquina amasadora... El resto, es verdadero...

Como señalé en FB; lo único que falta es que los aprendices de liberales digan que es culpa del estado que provocó el miedo del panadero y que los xenófobos de siempre, culpen al boliviano ilegal y que trabajó durante años, 12 hrs. al día, por un sueldo miserable...

Por favor, si escriben algo sobre el tema o han escrito, ¡avísennos!


4 comentarios:

cleira dijo...

Bueno en toda la prensa de Espana ha salido la foto del ecuatoriano y se ha descrito el caso con todo detalle. Y desde luego se ha criticado la conducta de los empresarios que se han comportado como auténticas bestias.
Yo anadiría que que bajo ha caido la especie humana. Protegemos las especies animales y en muchos casos desatendemos al ser humano y nos comportamos con inhumanidad.
Sólo queda clamar justicia contra estos dos empresarios desaprensivos.

Marta Salazar dijo...

gracias cleira, qué bueno que lo han tematizado y qué bueno que tú lo hayas comentado, sí, tienes razón: qué bajo se puede caer... es como pare pensar, porque, puede ser que alguien reaccione mal en un primer momento, pero ya en el hospital, asumes tu responsabilidad, te bajas con él y lo ayudas... creo que hace falta mucho de humanidad y de educación de la humanidas...

con este post, sólo he querido llamar la atención sobre este tema. Espero que comenten más lectores... Un abrazo fuerte!

misideascotidianas dijo...

Oí la noticia en la radio.
Qué brutalidad, desde luego.
España de mi esperanza...
Luisa

Marta Salazar dijo...

gracias Luisa, creo que hay que tematizar estos hechos, no pueden pasar desapercibidos... Un abrazo fuerte y feliz fin de semana!