domingo, 4 de enero de 2009

La última vez que me pidieron matrimonio...


... fue unos días antes de la Navidad, de la pasada Navidad.

Tocaron el timbre en la oficina, abrí desde arriba y bajé raudamente, ya que sabía que debían traer algún paquete.

Efectivamente, el empleado de DHL, vestido de amarillo, estaba esperando abajo con un paquete para la oficina. Le hice un scanning rápido y pensé: puede ser alemán, puede ser polaco, puede ser ruteno, puede ser italiano (del Norte, por los colores...).

Recibí el paquete y firmé en el aparato que tienen para que una firme (Uds. saben que ya no se usa el papel).

Al despedirme, me dijo: "Ud. siempre me sonríe".

Yo: "pese a los años que llevo en Alemania, no he perdido esa costumbre".

Él: "Le puedo decir algo", con cara sonriente y simpática".

Yo: "sí, claro".

Él: "yo siempre la observo... es Ud. tan bonita, me casaría con Ud."

Ja ja, no saben la risa que me causa este tipo de piropos; pero no me pude reir, porque habría sido una falta de respeto.

Me hizo más preguntas que respondí -todas- abiertamente.

Yo le pregunté de dónde venía:

Él: "De Bosnia".

Me contó que había estado casado con una alemana, pero que "nunca más nada con una alemana".

Curioso, es el segundo empleado de DHL que me confiesa que estuvo casado con una alemana; pero que nunca más tendría una relación con una alemana. El otro era el sirio que nos entregaba los paquetes en la casa.

Me preguntó si, ya que no me iba a casar con él, al menos podríamos escribirnos... Le dije que sí (es que me daba un poco de pena) y me dió escrito en una tarjeta de DHL, su dirección de mail. Lo quiero motivar, por mail, para que termine sus estudios que dejó inconclusos. Aunque él me explicó: "me gusta más trabajar que estudiar".

Al pasarme su dirección y al ver yo su nombre, me explicó que su nombre es italiano, porque su papá es/era italiano. Claro, Bosnia -como toda la península de los Balcanes- es crisol de pueblos.

Este tipo de experiencias sólo se tienen con un chico mitad italiano... y sólo se las puedo admitir a un chico mitad bosniaco-mitad italiano, porque sé que son así y que lo hacen con una gran inocencia y buenas intenciones.


8 comentarios:

Jorge S. King dijo...

Marta, como dice una vieja canción local: "si no estás ni casada, ni comprometida ni nada y él no está casado, ni comprometido ni nada..."
Felicidades!!!

Marta Salazar dijo...

Jorge, definitivamente no es mi tipo! ja ja

Anónimo dijo...

Hola Marta: debo de admitir que los que tenemos en parte sangre italiana tenemos esa tendencia a que cuando nos cruzamos con una mujer realmente fuera de lo común simplemente hacemos ese tipo de declaraciones de matrimonio. En mi caso, me ocurrió hace un par de años. Conocí a una mujer por esas cosas de la vida y no sé, tuve un impulso incontrolable de preguntarle si volvería a verla nuevamente. Por una cuestión de modales, me reprimí y no lo dije. No volví a verla. Por eso de tanto en tanto, cuando me cruzo con alguién que realmente vale la pena, lo digo. Sólo para que lo sepa. Ya no lo reprimo.
En fin, te has dado cuenta que de todos los dones que las mujeres pueden tener, tu tienes uno de los más valorados. La mayoría de los hombres te diría, tal vez, que dormiría contigo, nunca que se casaría contigo. Y a ti te lo proponen todos los años.
Saludos,
Carlos

Anónimo dijo...

gracias Carlos, pero no todos los años, fue sólo éste o sea, el pasado, el 2007, ja ja

Gracias por lo de "fuera de lo común", la verdad es que no lo soy; supongo que le llamó la atención que le sonriera;

es que hay dos formas de andar por la vida: sonriéndolo a la vida -y a nuestros contemporáneos- y con cara de perro y prefiero la primera!

VIVA ITALIA!

cleira dijo...

Feliz Ano Nuevo y mucha suerte para el 2009.
Un abrazo

Ljudmila dijo...

Bueno Marta que confidencias! Asi que los paquetes vienen acompañados con piropos...no esta mal! es parte de la sal de la vida. Siempre recordare uno que me hizo el lechero!!! si aunque es de no creer el lechero porque la planta donde trabajaba estaba alejada de los grandes centros....un dia me mira y me dice...usted no es bonita, pero es elegante!! jajaja quedo para la historia y ahora tengo una buena excusa que aunque no seamos bonitas podemos parecerlo!

Marta Salazar dijo...

ja ja ja! eso eso, más vale parecer que ser! dónde fue? Un abrazo fuerte!

querida Cleira, muchas gracias! Lo mismo para ti! Nos leemos!

Marta Salazar dijo...

Ljudmila! no creo que seas fea! una eslovena NUNCA es fea, debes ser muy linda! en serio!