martes, 17 de junio de 2008

La culpa es de la mujer


Me acordé de esta historia, ahora que hemos mencionado a las pastoras en el foro de ¿Por qué las mujeres no pueden ser curas?

El escenario: sobremesa veraniega en el jardín de una familia amiga, después de almuerzo.

Participantes: mamá de mis amigas, casada con pastor evangélico y sus dos hijas, la una pastora y la otra médico.

Mi amiga pastora estaba leyendo un libro gordo.

Le pregunto: ¿Qué estás leyendo?

Ella: es un libro que tengo que leer para mi formación en la Telefonseelsorge (son hotlines que habilita la iglesia para atender a personas que necesiten ayuda por teléfono. Una muy buena idea, sin duda).

Yo: ¿de qué se trata?

Ella hizo como que no había escuchado la pregunta.

Insistí más o menos dos veces: pero cuéntame de qué se trata el libro, de qué habla.

Ella: habla de la culpa de la mujer.

Yo: ¿de qué? ¿qué culpa? No entiendo. ¿Qué es eso?

Ellas (las tres ya me habían empezado a mirar con cara de que no creían lo que escuchaban): ¿No conoces cuál es la culpa de la mujer?

Yo: no, ¿qué culpa?

Ellas: ¿nunca has oído hablar de la culpa de la mujer?

Yo: sinceramente nunca.

La pastora: todo empezó con la manzana que Eva de dió a Adán, fue su primera culpa y después siguieron otras culpas más. Y las arrastramos todas... -me preguntan- ¿no te sientes culpable?

Yo: ¡¡¡no!!! ¡no me siento culpable de nada! ¡menos que nadie ante un hombre! ja ja ¡qué ideas tienen chicas!

Agrego: ... el pecado original afectó a nuestros primeros padres (Adán y Eva o sea, todo el género humano) por igual. ¡Lo de la mujer no es así! Yo acabo de leer a Juan Pablo II y él explica super bien toda la historia del Génesis. ¿De dónde sacaron esas ideas?

Mi amiga médico: eres tan distinta a nosotras. Creo que te tomaré como consejera.

Yo: plop!

... les prometo que en mi vida (y creo que, en mi país recibí una buena formación doctrinal) había oído algo tan sinsentido como la teoría esta de que las mujeres somos culpables del pecado original. O de todo, o de algo, sólo por ser mujeres.

La historia siguió y yo continuaba sin poder prestar crédito a mis oídos. No entiendo cómo, durante generaciones, les han metido estas ideas -me parecen totalmente erradas- en la cabeza, a las mujeres... y a los hombres.

6 comentarios:

Kike dijo...

Por las cosas que cuentas tú, por lo que me contó mi hermana, que vivió allá un año, y por los partidos de fútbol que veo por televisión (nunca paro de reírme cuando veo aquellas salvajes (!) barras que hace el público alemán que va al estadio), Alemania (y los alemanes) es una realidad que nunca deja de sorprenderme.

Alemamá dijo...

¡Uf! y pensar que nos acusan de tantas cosas raras a los católicos....

Marta Salazar dijo...

yo, lo que he visto aquí en el tiempo que llevo en Alemania... pienso que si los católicos alemanes son raros (que lo son y bastante) los protestantes son mil veces peores, ahora, no hay que olvidar que vivo en un sector calvinista y esos, del "infierno en la tierra", se pasaron al intento de crear un paraíso terrenal y esto, sin solución de continuidad;

un abrazo y gracias por los comments! espero que lleguen más!

Rula Guatona dijo...

Queria venir a leer el blog y la culpa no me dejo, no podia levantarme de la cama de como me pesa, recien hoy pude dejarla a un lado y venir a opinar
Muajajajajajjajajaja
Perdon si alguien se siente ofendido, pero es lo mas ridiculo que escuche en mucho tiempo! Coincido con vos Marta, un sinsentido/Unsinn total!!!

Besos

Marta Salazar dijo...

rula!!! eres culpable por no levantarte!!! es la culpa de la mujer!!!

ja ja

un abrazo fuerte, cuídate muuuuuuucho y descansa!!!

déjate "regalonear" por él!

Hilda dijo...

Por supuesto que las mujeres sí somos culpables y nuestro castigo lo pagamos con sangre y en cómodas mensualidades!!!

perdón, es un chiste mexicano muy viejo sobre el castigo de Eva y refiriéndose al período.

Ya en serio, es irrisorio que se sigan teniendo estas ideas en cualquier religión en pleno siglo XXI, en fin.

Saludos. Hilda