jueves, 23 de agosto de 2007

Persecusión en Weimar


Ayer, durante la reunión de gabinete, la verdad es que la canciller Merkel no anunció la llamada del secretario general de las Naciones Unidas, ver Fuerzas de paz para las no-go-areas en el Este de Alemania, esta es sólo una ocurrente broma de Heiko Sakurai.

No, lo que dijo -según informó su vocero- es afirmar que es una vergüenza lo ocurrido en Mügeln -aunque los mügelienses insisten en que entre ellos no hay extremismo de derecha organizado (1)-.

Asimismo, expresó que es vergonzoso que, por una ciudad alemana (del Este) se persiga a la gente por la calle...

Y esto me hizo pensar en lo que le ocurrió a unos amigos, poco después de la caída del muro que separaba ambos países, en su primera (y única) visita a Weimar.

Mi amiga, su entonces pololo (cl), perdón, novio y la hermana de éste, decidieron visitar Weimar, ciudad preciosa, llena de historia y de cultura...

Pero, ubicada en el Este. Me contó que les había ocurrido uno de los sucesos más raros que ha sufrido en su vida.

Hay que decir que mi amiga y su actual cuñada son lo que L.A. me enseñó que se denomina pelolais, esto es, "jóvenes altas y flacas, de pelo largo, liso y de preferencia rubias o castañas. Siempre visten a la moda", ver ¿Cómo aparece una nueva palabra? Pelolais

En consecuencia, totalmente distintas a las chicas de la DDR ó RDA (de la antigua Alemania oriental).

Y vestidas, peinadas y lavadas en forma absolutamente diferente a las de Weimar.

Lo mismo su entonces pololo o novio. Los tres son muy altos (especialmente él), muy flacos y muy sonrientes...

Mi amiga es austriaca y él y su hermana, alemanes occidentales (sí, esto se nota(ba) mucho en la apariencia en aquel entonces).

Resulta que, recorriendo la ciudad (que hoy es muy bonita, pero en aquel entonces, era una ruina tras otra), a pleno día (3 PM, aproximadamente, según su relato) de pronto, un grupo de weimarianos jóvenes y típicos del este, que parece que no tenían nada que hacer, los comenzaron a perseguir por las calles.

Hay que decir que mis amigos no tenían 15 años, sino que eran estudiantes o recién egresados de sus carreras (ing. comercial, derecho y una carrera corta, la cuñada), en otras palabras, no se puede decir que haya sido una "chiquillada" (Lausbubendummheit) = teenager jugando una broma de mal gusto en contra de otros teenager.

Dice mi amiga que la cacería tuvo lugar en las calles de Weimar: los perseguían gritando amenazas. Ellos huían...


...los tres, me consta que corren muy rápido (altos y bien alimentados, a diferencia de sus perseguidores).

Hasta que, después de varios minutos de huir... Un sr. mayor (también del lugar) les gritó a los chicos del este que dejaran de perseguir a los extraños... Y los retó... (= regañó, es). Ellos le obedecieron de mala gana y se retiraron.

Mis amigos no han vuelto a Weimar, pese a haber vivido un tiempo en una ciudad del Este.

_________________
(1) claro, cuando la NPD (colectividad de extrema derecha en el Este de Alemania) tiene casi un 10% en las últimas elecciones, no hace falta que la extrema derecha se organice, sin duda está omnipresente, con toda su carga de xenofobia.



4 comentarios:

L.A. dijo...

Es atroz darse cuenta de lo poco que avanza la humanidad por momentos....

Marta Salazar dijo...

tienes razón...

Carlos G. dijo...

Si no te importa le pondré un link la próxima semana.

Marta Salazar dijo...

no sólo no me importa, sino que te lo agradezco, un abrazo Carlos!