domingo, 2 de enero de 2011

Matrimonio, celibato y un tercer tema...

Ocurrió hace algunos años; pero, en todo caso, antes de enero del 2010, en que se abrió la caja de Pandora de los abusos sexuales en Alemania y comenzamos a hablar del tema. Gracias a Dios, comenzamos a hablar de él, ya que no hay nada peor, ni más perjudicial que no hablar.

Estábamos en una reunión social en la casa-castillo de amigos. Una amiga mía -y quien quiero mucho- con una familia muy católica (ella misma estudió teología), dos tíos sacerdotes y un hermano de la misma vocación y además, muy conocido, comenta:

"Sí, porque como a mi hermano no le interesaban las mujeres, se hizo cura".

Yo quedé PLOP (cfr. Condorito) o Baff! como diríamos en alemán. No la contradije en ese momento, ya que había más gente y no quise que ella quedara mal. Pensé para mis adentros:

"Es justamente lo contrario lo que trato de decirle a mis amigos alemanes desde que llegué a este país: 'para entender el celibato apostólico, tienes que entender el matrimonio'".

Por el momento, no comento más y doy la palabra a los lectores. Les doy una pista: lean el libro "Luz del mundo", especialmente el cap. 14 (aunque parece que pocos o ninguno de los bloguers católicos de habla espanola leyó el libro. ¿O me equivoco? ¿Leyó alguien el libro del año en Alemania: "Luz del Mundo"?).

6 comentarios:

AleMamá dijo...

No he leído el libro, pero con lo de las razones par ael celibato estoy contigo.

No se debe escapar de nada al asumirlo. Se va buscando a Alguien, y por eso se deja atrás la posibilidad buena y santa de formar una familia. Es por virtud, no por castrados u otros problemas. A los sacerdotes deben gustarles las mujeres por naturaleza, no son de otro planeta, pero dejan eso por algio superior. Yo también me quedaria petrificada con el comentario de esa mujer.

Saludos

Marta Salazar dijo...

Gracias Alemamá!

es la realidad que yo vivo a diario, hay que tener paciencia y saber que, si hubiéramos nacido en otras latitudes... tampoco tendríamos las ideas tan claras ;)

Por otra parte, en otros aspectos, mi amiga tiene mucho sentido común; pero es en el tema de la sexualidad donde una especie de espiritualidad y rigorismo muy extrano está muy metido en la sociedad alemana y también de otros países de por aquí ;)

Y quienes deberían tener las ideas claras, no las tienen; a esto les ayudará -espero- la lectura del libro del Papa :)

Te recomiendo mucho leerlo, además, se lee fácil :)

Un abrazo fuerte!

esteban lob dijo...

Comprendo Marta que hayas quedado estupefacta con aquel comentario.
Lamentablemente muchas de las atrocidades que han salido a la luz, lo explican en parte.

Marta Salazar dijo...

así es querido Esteban... de este problema me había hablado ya hace tiempo una profesora de un seminario de sacerdotes en Alemania; como mujer, ella se daba cuenta de más cosas...

en todo caso, la verdad es que no quedé estupefacta, algo así no tiene la entidad para horrorizarme ;)

me quedó claro que las cosas que no tendrían que pasar, ocurren porque, de repente, somos medio ingenuos...

pensé que me conversaría con ella sobre el tema más tarde, estando las dos juntas y solas;

para qué te cuento que, desde ese día, no pudo evitar ver a su hermano con más curiosidad, ja ja

Un beso de amiga!

Ljudmila dijo...

Hay que entender una mente alemana supongo…es incongruente que alguien que estudio teología diga algo así....salvo que en rueda de amigos lo diga en broma …Prometo que leeré el libro del Papa Benedicto! Un abrazo. Ljudmila

Marta Salazar dijo...

yo creo que el tema de la sexualidad, en Alemania, está muy mal. Como dice un amigo sacerdote: el puritanismo y el libertinaje sexual son dos caras de la misma moneda; en ambas se separan el placer, de la reproducción; en el puritanismo, se castiga el placer y sólo se persigue la reproducción y en el libertinaje, sólo se busca el placer y no la reproducción.

Si mi amiga no ha leído el libro, creo que se lo voy a regalar :)

Vale la pena leerlo, es muy bueno y fácil de leer y rompe con muchos mitos y creencias falsas. Las preguntas, eso sí, no me gustan mucho, las sobrevolé y me concentré en las respuestas :)

Besos!