miércoles, 8 de julio de 2009

Haushaltsgeld


A propósito del artículo Dinero efectivo, potencia y Haushaltsgeld de esta mañana en AESyD, concretamente en lo que respecta al tema Haushaltsgeld, esto es a la cantidad fija de dinero que el hombre proveedor entrega (tradicionalmente en efectivo) a la mujer para que administre la casa...

Les quiero contar brevemente una historia:

Habíamos psado todo el día juntas (juntos, en realidad, con más personas) y lo habíamos disfrutado. En la tarde, ella dice:

"Lamentablemente tengo que irme a mi casa a pegar boletas, porque si no lo hago, mi marido no me va a dar más dinero".

Yo: ???

Ella: "Es que me pagué con el Haushaltsgeld que me da mi marido algunos cosas extras, de los niños y tengo que entregarle esas boletas para que me reponga el dinero del Haushaltsgeld, sino no vamos a llegar a fin de mes".

¿Qué opinan? Antes que lo olvide, lo de "pegar", es porque generalmente pegan las boletas en un cuaderno, para que las vea el marido...


13 comentarios:

Anónimo dijo...

Pfff... igualito que mi madre en la España ultracatólica y conservadora del dictador Franco, hace 30 años y antes de la promulgación de nuestra constitución democrática en 1978.

Afortunadamente mi herr (de la Alemania oriental, todo hay que decirlo) jamás se ha comportado de esa manera: los asuntos de la casa y de dinero se hablan, se negocian y se deciden entre los dos. Pero me temo que esa superioridad de poder adquisitivo es lo más habitual en todo el mundo. Actualmente no hay ningún país en el que se pueda decir que hombres y mujeres tienen, de verdad, los mismos derechos y oportunidades. Nos queda tanto por luchar...

María del Carmen

Albert dijo...

Pues en casa de mis padres, con Franco y sin Franco, siempre ha sido al revés: es mi madre la que administra el dinero. Mi padre reconoce que si lo hiciera él no llegarían nunca a fin de mes... Eso sí, hay confianza: no tiene que presentarle los tíquets de compra...

Marta Salazar dijo...

Hola hola amigos!

es un sistema que considero chocante, malo, denigrante para la mujer y también para el hombre;

no lo conocía, cuando llegué a Alemania y vi que era la realidad de muchas mujeres y que ellas lo aceptaban...

Gracias a Dios, actualmente, las cosas están cambiando.

María del Carmen, yo creo que esto de lograr la igualdad "en dignidad y derechos" es una tensión permanente :) estamos en ello, luchamos por lograrlo ;) y no sólo por la mujer, sino también por el hombre :)

pienso que es la única forma de ser felices, ambos :)

la verdad es que tengo una idea de las mujeres espanolas como "más preocupadas de lograr el respeto de sus derechos" que la alemana común ;)

un detalle: mein Herr es "mi señor", no sería mejor hablar de mi marido o de mi partner? porque alguien puede entenderlo mal en alemán ;)

eso me hace pensar en algo que le ocurrió a una amiga hace años, queda como post para mañana :)

Albert! así tiene que ser! la mujer como ministra de hacienda! ja ja, un abrazo fuerte!

Albert dijo...

La protagonista de esta historia, ¿es alemana?, ¿es joven?, ¿tiene estudios?, ¿tiene un buen nivel cultural? ¿Y el marido?

Marta Salazar dijo...

sí, en todo, en el caso de ambos... salvo en la pregunta sobre la edad, ella tiene que... no sé, entre 45 y 50 y él, es mayor que ella, creo que bastante, pero no sabría decirte cuánto, es que se ve bastante bien, así que eso engana con lo de la edad :)

más, después!

Anónimo dijo...

jajaja! sí, Marta, le llamo así a propósito porque es una especie de broma entre nosotros. Es bastante travieso y le gusta hacer maldades. Por ejemplo, cuando estamos en Alemania con su familia y están presentes su madre y su abuela, siempre hace lo mismo. Si en una conversación mantenemos opiniones diferentes, de repente dice con voz gruesa y muy alta: "No me respondas, mujer!!". Su madre y su abuela montan un escándalo por hablarme así, él se muere de risa y yo pongo cara de "qué cruz, Dios Mío..."

Así que en broma yo le llamo "mein Herr" y él me llama "Frau" :-D

Maria del Carmen

Marta Salazar dijo...

ja ja! entonces, exígele que no te llame Frau sino Herrin ;)

viene de Thüringen?

besos!

Anónimo dijo...

Herrin, jaja! se lo diré, a ver qué me responde ;-)

sabes lo que me dijo el muy descarado cuando le comenté tu post? "claro, en la Alemania oriental no tenemos ese problema porque nosotros les decimos a nuestras mujeres: "NICHT GENUG GELD? GEH ARBEITEN, FRAU". No tiene arreglo, el pobre... :-D

Viene de Sachsen-Anhalt, aunque la familia está bastante desperdigada a lo largo y ancho de Alemania. Cuando volvemos a mi país de vacaciones la casa es un caos, siempre la tenemos llena de germanos: que si la mamá, que si la hermana con su novio, su hermano, sus tíos... Les gusta mucho España! Son todos muy amables y buena gente

Beso!
María del Carmen

Marta Salazar dijo...

"NICHT GENUG GELD? GEH ARBEITEN, FRAU", ja ja ja!

es demasiado divertido!

Herrin es como -se dice, no sé si será verdad- llamaba Lutero a Catarina von Bora ;) que debe haber sido de lo más mandona que hay, ja ja

un abrazo, también a tu Senor! :)

cleira dijo...

Bien mucho que decir de este tema, lamentablemente tengo que resumir pués no tengo tiempo.
Ella es tonta de pegar los tickest para justificar sus compras.
si se deja tratar como a una menor de edad, no la considerará nunca sificientemente respponsable para gastar lo que crea que necesita. Y... qué habría pasado si ese dinero se lo hubiese gastado en algo personal como por ejemplo unos zapatos o unos pendientes de moda? Claro! seguro que no tiene derecho a hacerlo pués no tiene ingresos propios. "Sólo está cuiudando de su casa y sus ninos".
Me resulta insoportable esa manera de pensar tan de aquí y de muchos otros sitios. Por suerte Mi Elemento alemán es muy diferente...

Marta Salazar dijo...

y qué hacemos?

cómo le mostramos a las amigas y a los amigos que hay otra forma de vivir el matrimonio y la relación de pareja?

qué estrategia podemos seguir para explicárselo?

muchos saludos querida Cleira!

Ljudmila dijo...

Marta para hacerla breve, creo que nunca me podria casar con un aleman! o si? Quizas no estaria tan mal que el controlase la caja (siempre y cuando a mi no me faltase ;) porque mis cuentas nunca dan y tampoco me preocupo.

Marta Salazar dijo...

ja ja, tampoco me preocupo! pero Ljudmila, tú y yo sabemos que, como decía JP, "el amor puede más"... un abrazo fuerte!