viernes, 20 de febrero de 2009

Menos mal que los sueños, sueños son


Uds. saben que yo soy muy superficial y... al "ver" el título del meme de Benita (sin leer el post, es que hoy temprano, no alcancé), EL MEME DE LOS SUEÑO, pensé que había que contar sueños... Oooops, me equivoqué medio a medio, se trata de los sueños en sentido de lo que a una le gustaría, lo que una espera...

Pero, como me preparé para contar sueños (se lo paso a todos los blogs amigos y lectores), aquí va uno mío muy recurrente:

Sueño que salgo -porque no me alcanzó más el tiempo o porque se me olvidó vestirme- con piyama a la calle. Pero miren, este temos no es tan descabellado. Sin ir más lejos, ayer tomé esta foto en la videoteca. Entre las 14 y las 15 hrs. La foto es mía, licencia CCC.. Es una sra. que salió con piyama a la calle.





9 comentarios:

Ljudmila dijo...

Jejeje....Es un piyama o es la nueva moda europea? Igual te recomendaria que asi no salgas salvo en sueños....aunque toda la vida sea sueño...

Hilda dijo...

jajaja, ha de tener muy buena autoestima!!!
Oye, eso sería un estupendo meme que la gente contara sus sueños recurrentes!!! ¿o a eso mismo te refieres con que se lo pasas a tus blogs amigos? je je
Saludos cariñosos. Hilda

Marta Salazar dijo...

bueno Hilda, entonces, vamos! esperamos tus sueños!

Ljudmila, es que estamos en carnaval! pero con el frío que hace, seguro que tenía varias cosas ultra calurosas debajo del piyama! ja ja

Un abrazo fuerte!

Hilda dijo...

Ahí tan:

1.- Sueño que mis alumnos no me obedecen y el director me regaña
2.- Sueño que tengo que volver a estudiar matemáticas o hacer mis prácticas en hospitales o el servicio social en un pueblito
3.- Sueño que todo está oscuro y que el apagador de la luz no funciona.

Los tres sueños son angustiantes je je. Saludos cariñosos. Hilda

Albert dijo...

En la Navidad del año 2003 soñé tres noches seguidas con una gran ola.

Debía ser la madrugada del 25 o del 26 cuando paseaba oníricamente por una playa mediterránea a la que solía ir hace unos años, en Blanes. Exactamente aquí. De repente, en el horizonte se alzó una ola que fue creciendo hasta alcanzar unos 300 metros de altura. Los bañistas, gritando, huían tierra adentro... pero yo no. Me quedé en pie, viendo cómo esa masa de agua se acercaba acariciando el cielo... Quedé fascinado por la belleza de esa ola, y como era inútil intentar escapar de ella, preferí morir de cara, disfrutando de aquel espectáculo único. No sentí miedo. Me desperté tomando aire justo cuando la ola me iba a cubrir.

La noche siguiente soñé que estaba en Barcelona, en el Hotel Arts, una de las dos torres que hay junto al mar, cuando una ola gigante se abatió sobre el edificio. Desperté en el momento en que el agua reventaba los cristales. Para una vez que voy a un hotel de lujo...

Una noche después estaba , en sueños, en el mirador del Tibidabo, uno de los dos montes que encajonan Barcelona contra el mar. Una ola inmensa arrasó la ciudad. El nivel del agua llegó hasta mis pies.

El primer sueño fue, a pesar de todo, hermoso. Los otros dos... más bien no.

Casualidades de la vida... Justo un año después, el 26 de diciembre de 2004, un terrible tsunami arrasaba las costas del Océano Índico.

Albert dijo...

Vaya, parece que los enlaces no funcionan muy bien.
Éste es el hotel.

Albert dijo...

Por cierto, ¿cómo tomas estas fotografías? ¿Con tu celular, simulando una llamada?

COFOPRI dijo...

Son raras veces que sueño, hace una semana soñe, que mi amiga me llamo por telefono para salir , pero conversabamos con cierta picardia. Jajajaja...los sueños...

Marta Salazar dijo...

Hola amigos! paso cortito por aquí, después leo los mails! ando corriendo!

esta es... no me acuerdo, pero creo que con la cámara y no con el celular, ja ja!

un abrazo y hasta después!