viernes, 11 de julio de 2008

El italiano que piensa como Hobbes


Es uno de los extranjeros que atienden la estación de servicio XXXX, de una cadena polaca (me refiero a empresa polaca de estaciones de servicio de Polonia que opera en Alemania).

Es italiano, un sr. ya mayor, muy simpático.

Le comento que pasé a cargar diesel porque vi que había bajado un poco su precio.

Agrego que es horrible pensar que cerca del 75% ó más del precio que pago va a las arcas fiscales (1).

Me explica: "el estado tiene muchos gastos".

Ok, hasta ahí estoy de acuerdo, pero pienso que los podría reducir, pese a ello, me quedo callada y lo escucho.

"Imagínese que tiene que pagar los Kindergärten (jardines infantiles) y los colegios".

Yo le digo: "pero los Kindergärten los pagan los padres".

Me contesta: "sólo una parte, si les cobraran lo que realmente valen, no podrían pagarlo".

Para qué le voy a explicar que, en parte, los Kindergärten son tan caros, porque el estado impone obligaciones que no tienen mucho sentido a los Kindergärten, que si no fuera por ellas, serían más baratos.

Simplemente le respondo: "yo prefiero que el estado me cobre menos impuestos y decidir yo si envío a los niños al Kindergärten y a qué colegio los envío".

Él me contesta: "pero mire, si cada persona enviara a los niños al colegio que quisiera, sería todo un caos, un lío y un gran desorden, como ocurre en otros países"...

Llegados a este punto, sí que me despedí amablemente y me fui. O sea que en los países donde hay colegios particulares, es todo un lío, un caos y un desorden. En Italia, ¿son todos los colegios estatales? No sabía; me recuerda la máxima de Benito: "el estado es todo y todo es el estado".

En el fondo, la ideología subyacente es: el estado de naturaleza es un caos (en que el hombre es el lobo del hombre) y el estado debe poner fin a este desorden, ordenando la vida de las personas que le han hecho entrega de todos sus derechos.

_________

(1) Impuestos a los minerales, impuesto ecológico e impuesto al valor agregado, fundamentalmente.


2 comentarios:

Palbo dijo...

Si decís que esto es un comentario, no estás capturando su esencia.

Si decís que esto no es un comentario, estás ignorando los hechos.

No se puede decir con palabras, y no se puede decir sin palabras.

Ahora, rápido, decíme qué es.

Marta Salazar dijo...

uy, soy muy mala para las adivinanzas!

me doy,

qué es?