viernes, 21 de marzo de 2008

El ladrón de bicicletas


Este lamentable post de Claude, TOLERANCIA CERO, me recordó lo que vimos y vivimos durante el Mundial de fútbol. Copio aquí el artículo aparecido en aesd (es que entonces no tenía tan dividido todo en blogs temáticos como ahora).

El cuento -que transcribo a continuación- apareció el 29 de junio del 2006 y el link es El ladrón de bicicletas - aprovechándose de que la policía estaba ocupada con los hooligans

Este post de Carol Bown, en Planisferio, acerca de la delincuencia ¿Meta cumplida? 100 Días de Delincuencia me hizo pensar en lo que vivimos hace un par de días, cuando volvíamos a casa, después de uno de esos partidos de las 9 de la noche.

Íbamos por la Brunhildestrasse, esto es, en medio de Mehlem, sur de Godesberg, a menos de un kilómetro de un hotel super bueno... no quiero ser clasista, pero hay que dejar en claro que no es ni Bonn Norte, ni Tannenbusch, donde seguro que alguno de los lectores me diría que hay que tener en cuenta por donde andaba. No, y que conste que no creo que la gente humilde tenga que ser o sea más proclive a la delincuencia que la gente menos humilde. Sinceramente, mi experiencia de los últimos años, casi puedo decir que me demuestra lo contrario.

Pero bueno, sigamos con la historia. De repente veo a un hombre gordo transportando una bicicleta de niño (donde él no cabría ni por casualidad) sin la rueda de adelante. Es que así es como roban las bicis ahora: le sacan la rueda de adelante que es la que una, generalmente, deja amarrada con el candado y se llevan el resto, o sea, toda la bicicleta menos la rueda de adelante. Así es como se ven muchas ruedas de adelante, aseguradas todavía con el candado; pero la bicicleta ya no está.

Di la vuelta y me apresté a seguirlo, se había ido por la Mainzer Strasse en dirección a Rüngsdorf. Estaba al otro lado de la calle y es una calle ancha. Por eso la foto no se ve muy bien, porque estaba a una distancia que, en medio de la noche, no me permitió una toma mejor.

Le dije "Na, haben Sie das Fahrrad gerade geklaut?" = ¿Y? ¿Así que acaba de robar la bicicleta?

El ladrón se bastante asombrado se quedó como petrificado y me dijo "Neeeeee, meins". ¿No dije ya en un post anterior que el gran problema de muchos alemanes de hoy es que no hablan en frases completas y de esto se quejan especialmente los profesores en los colegios? En su defensa, el ladrón dijo: "NOOOooooo, mía".

Le tomé una foto. Y le dije "Mañana la policía podrá ver su foto con la bicicleta". Lo continué fotografiando, pero él se dió vuelta y me dió la espalda.

Al día siguiente mandé las fotos a la policía, pero están tan oscuras que me temo que no se reconozca nada o casi nada. Pero al menos cumplí con mi deber cívico.



9 comentarios:

CLAUDE dijo...

Me gustó mucho la historia, Marta, aunque no el robo, por supuesto.
Mi bicicleta también me la robaron en una zona donde se supone que eso no pasa: la puerta de mi casa.
Hace poco habían estacionado ahí durante días un auto en venta porque "es un lugar seguro por donde pasa mucha gente", según me dijo el dueño del auto.
Ahora recuerdo haberla dejado ahí porque la saqué del garage para entrar mi Jeep.
Bueno, se ve que pasa en varios lugares del mundo...

Cambiando de tema, me llama la atención lo de los blogs temáticos. ¿No sería más cómodo para vos y para los lectores tener todo en un blog diverso? Se me ocurre, aunque no lo sé.
Saludos, Marta.

Marta Salazar dijo...

Hola hola Claude!

¿...en un blog diverso?

CLAUDE dijo...

Bueno, creo que erré la palabra. Quise decir "multitemático".

Marta Salazar dijo...

ah! es que antes lo tenía, pero eran demasiadas mezclas que no me gustan, porque cada blog -de los que tengo- tiene un tema específico y diferente y por ende, también un público muy distinto... aunque hay algunos lectores realmente heroicos que parece que los leen todos, gracias!

Un abrazo Claude!

Hilda dijo...

Ay Marta, que valiente. En mi país no hagas eso porque aquí los ladrones si los descubren son capaces de matarte a golpes. Dimelo a mí o a mi bisabuelo. A mí no me pegaron, porque me salvé por un ex compañero.
Y eso es terrible porque disminuye las ganas de denunciar.

saludos. Hilda

pd. ¿algunos lectores realmente heroicos que leen todos tus blogs? jajaja, creo que casi entro en esa categoría ji ji ji

Morgenrot dijo...

Es coincidencia que ayer, cenando con mi marido, estábamos hablando del trasfondo del tema: ¿ Qué podemos hacer nosotros para mejorar la sociedad ?.
Soy partidaria de no portarme como un testigo mudo del incivismo o de lo delictivo.
Creo que cada uno debemos aportar lo que nos sea posible, y ahora me encuentro con tu historia.
¡ Magnífico, Marta!, con valor . Si todo el mundo fuera así , nos importaran los demás y la sociedad, viviríamos mejor.
Se lo comentaré a mi marido, pues él "me riñe" cuando denuncio públicamente lo denuncable, y me dice que no me meta en líos.

Persevero en mi postura.

Héroes y heroínas de cada día hacen mucha falta.
Un beso.

Marta Salazar dijo...

gracias!

una vez, en Chile, me amenazaron con "acuchillarme" la cara (yo estaba en el colegio) porque le advertí a una sra. que le estaban robando (en un bus), pero parece que no se atrevió, je je, le habría llegado una paliza, porque en esa época, yo hacía karate.

yo creo en la efectividad del estado de derecho... después de todo, soy abogado. No es perfecto, pero hay que confiar en él. Pienso yo.

Un abrazo fuerte!

Veris dijo...

Ay Marta, me causa gracia pero al mismo tiempo me da bronca, a mi esposo tambien le robaron la bici en la puerta de casa, siendo que hay todo un estacionamiento de bicis repleto de todos los modelos, pero no, ellos la vieron nuevita a zacate! Y eso qeu tenia seguro/cadena gruesa.
Yo no me animaría a decirle nada al malandro, aunque quizás en un acto extraordinario de valentía le gritaría "ich rufe die Polizei!" ajajaja.
Felicitaciones por el coraje, pero tené cuidado por favor! Locos hay en todas partes.

Marta Salazar dijo...

qué rabia da, no? Dile que lo siento!

hay seguros para bicicletas... claro que sólo vale la pena si la bici es muy cara...

un beso!