jueves, 14 de febrero de 2008

Las prestaciones conyugales


Un amigo me llama y me cuenta que peleó con su sra. (con la que llevan muchísimo tiempo juntos. Ella se casó muy joven).

Él está consciente de que la culpa es suya (de él) y quiere remediarlo.

Ella se fue a dormir a otro dormitorio, con todo lo que eso significa...

Lo ayudo a desescalar, como decimos en alemán, esto es, a que las cosas se calmen, para lograr un piso sobre el cual comencemos a arreglar de a poco la relación estropeada.

Todo va bien, mejorando de a poco.

Ayer me llama y me pregunta qué opino (él es alemán, su cónyuge, no). Me dice que habló con un amigo alemán y éste le aconsejó no darle a ella más dinero...

Ahogarla por la parte financiera para que volviera a dormir con él...

¡Con esos consejeros! Yo no sé qué pasa en este país... Ahora ya saben por qué hay tantos divorcios y por qué la gente no se quiere casar.

Le dije (les prometo que no sabía si reirme o llorar): el matrimonio no es un contrato, el matrimonio no es una sociedad comercial que se pueda rescindir sin más o se pueda dejar de pagar "las prestaciones" no dadas por la parte contratante.

El matrimonio es una alianza.

Ella no es una... persona a tu servicio, a la que tengas que pagar por él.

El matrimonio es una communio personarum, en que se respeta la dignidad de la mujer siempre.

Si haces algo así, puedes olvidarte de su amor para siempre.

¿Entienden ahora por qué soy feminista?


7 comentarios:

Alemamá dijo...

Ahogar por lo económico es el tipo de machismo más retrógrado que existe. En parte por eso es que las mujeres se han emancipado en mala muchas veces, como reacción. El amor no se compra, se gana, y si se siguen estos consejos tan fáciles de decir y dentro de un enojo tan agradables de seguir, no queda títere con cabeza casado, obvio.
El feminismo que deploro es el que bajo capa de libertad, realización, o cualquier otra --con sus dichos y sus silencios-- discrimina a las que libremente hemos decidido pagar un costo personal y económico por quedarnos en casa cuidando la familia. Ese feminismo atenta contra la esencia de lo femenino y de la libertad humana para elegir.

Benita Pérez-Pardo dijo...

Marta, que barbaridad!. Con amigos como ese no le hacen falta enemigos!.

Una de las cosas más difíciles pero más prácticas de la vida es saber con quien desahogarse. Elegir al confidente erróneo puede salir muy mal!!

Tu amigo rectificó y luego lo eligió muy bien :)

Hilda dijo...

Marta, increíble, como dice Benita, con esos amigos para que quiere enemigos.
Es una gran responsabilidad dar consejos, porque podemos provocar daño en lugar de ayudar, su amigo aunque quizás con buena intención, pero con ignorancia repite esquemas que deben desaparecer. Menos mal que tu amigo optó por no seguir el consejo.
Preciosos los conceptos que viertes en tu post. Con los que estoy de acuerdo.
Y es precisamente la ignorancia y partir de bases falsas, lo que hace que los matrimonios fracasen.
En fin, ojala tu amigo recapacite a quien debe escuchar y haga lo mejor para su matrimonio.
Saludos. Hilda

pd. a mí en lo particular no me gusta la palabra feminista, quizás porque soy ignorante del concepto, pero en mi país, feminista y machista, son dos palabras que implican que un sexo es superior a otro. Y en eso jamás estaré de acuerdo. Ambos conceptos en lo que yo he visto, se prestan para que muchos los usen como sinónimos de libertinaje y de que en aras de una realizacion hombres y mujeres compitan por ser mujeres como si en ello se les fuera la vida y copien modelos erróneos de masculinidad y feminidad. Hombres y mujeres no son iguales (ni en pensamiento, físico, psicología, fisiología, etc.) y por tanto no pueden compararse dos cosas diferentes. Hombres y mujeres son complementarios y hay equidad de oportunidades. Y mientras optemos por competir y superar al otro sexo, problemas como el que mencionas, seguirán existiendo.
Perdón por extenderme. Un abrazo. Hilda

Marta Salazar dijo...

Hola hola! me creen si les digo que me canso de pasarme reeducando hombres? ja ja, es que aquí, después de la II Guerra, a los alemanes los gringos les aplicaron el programa de Reeducation, pero parece que les quedaron parte importante sin hacer, ja ja

muchas veces me digo, riéndome claro: a seguir adelante en esta tarea de la reeducación del sexo masculino! ja ja

oye, yo pienso que no hay que tenerle miedo a los términos,la voz feminismo, en mis oídos, no tiene nada de malo; hasta JP2 ha hablado del "nuevo feminismo" (en contraposición al radical, de los anos 60), así que no le hallo nada de malo al término.

Sobre el tema en concreto: Uds. no se imaginan lo extendida que está esta forma de pensar (prestación = dinero) en Alemania, es horrible y terrible,

incluso extendida entre quienes debieran saber que esto no está bien;

no se imaginan a la cantidad de chicas extranjeras a las que he tenido que advertir de este tipo de cosas, porque claro, se casan y cren que su marido es igual a su papá y no lo es... es muy diferente y no ne cesariamente porque sea malo, sino porque es la realidad que ha visto siempre, no conoce otra cosa!

el problema Benita es que el amigo de mi amigo, se supone que es una persona confiable y de buena formación... y mejor no cuento qué más le han dicho personas respetable y que, se supone que están bien formadas...

no sé, yo, en estos anos en Alemania, me he dado cuenta que "la mejor formación" no puede suplantar al sentido común...

Un abrazo fuerte a las 3 y a todos los demás lectores!

Hilda dijo...

Hola, hola también. Este blog fue premiado por mí, que bueno que me diste el premio porque me faltaban tus otros blogs, jijijiji.

Con respecto a tu post, sí te creo que te cansas de reeducar hombres, en mi país, muchas hacemos lo mismo.

Quizás es porque las "feministas" que conozco en su afán de liberación y realización, compiten tanto con el hombre, terminan poniéndonos en verguenza, haciendo cosas que ninguna mujer en la extención de la palabra haría.
Pero me imagino que la ideología del feminismo está más allá de sus torpes representantes. Por eso yo prefiero decir que soy femenina. Pero bueno, creo que el término es lo de menos, lo importante es fomentar la equidad de género.
Aquí en México esa forma de pensar prestación dinero, es el pan nuestro de cada día y como dices, no es más que el reflejo de su educación.
Y sí, los peores consejos a veces salen de personas confiables, con buenas intenciones pero ignorantes en su formación que solo repiten patrones de conducta y pensamiento.

Saludos. Hilda

Marta Salazar dijo...

hola hola! claro que una amiga mexicana (hablando sobre esto por una serie de problemas concretos que había por estos lados, te imaginas...),

una sra. mayor y "muy sabia", me dijo que a ella le había dicho un sacerdote católico (le dicen cura en México? de eso no me acuerdo) a una amiga suya que le había "sacado" dinero de la billetera de su marido,

que no tenía porqué confesarse de ello, ya que "el dinero era de los dos" y no sólo de él,

es un ejemplo pequenito, pero que refleja un tipo de mentalidad algo distinta a este kantianismo moralista y de moral impuesta desde afuera que tenemos aquí!

yo no creo que dejar a la gente como está, en sus errores, sea lo correcto,

recuerdo un viaje largo en auto que hicimos una portuguesa y yo -con experiencia en Alemania- y una mexicana sin experiencia en Alemania y que nos contó que se sentía mal porque dependía monetariamente de su marido y tenía que pedirle plata para cualquier cosa;

je je, te imaginas lo que la portuguesa y yo le dijimos: que te dé poder para su cuenta del banco manana mismo, es indigno cómo te trata,

y te aseguron que este es un chico muy bueno y que la quiere a ella montones y la trata bien; pero es que a estos hombres no se les ocurre! de dónde? si no han visto nada distinto en sus familias!

como ves, la labor es amplia y larga, ja ja

un abrazo!

Morgenrot dijo...

En España no sólo aconsejan lo mismo sino que empeoran las cosas al ser un país latino y con picaresca.

Él empieza a obtener ingresos "negros" y legalmente la pensión se disminuye al máximo, y si te ví, no me acuerdo...

Y hay alguno que conozco que tiene el dinero debajo de una loseta.

Pero ojo! también la picaresca funciona en las mujeres, que suelen ir a "dejar limpios" al varón, conozco casos sangrantes.